domingo, 24 de enero de 2010

Yavaughnie Wilkins y su venganza contra Charles Phillips.


VAMOS A VER SI NOS ENTENDEMOS BIEN... A MI, SI, A MI; SE MARRIMA UNA PAYA DICIENDO QUE SE LLAMA Yavaughnie... Y LE SUELTO UNA PATADA EN PLENA DESTA QUE PA QUE... YAVAUGINE... AMOS MUJER, VESTE AL PEO O POR AHÍ...

Bueno, vamos a la noticia de la cosa:


Yavaughnie Wilkins ha encontrado una forma nueva y costosa para avergonzar al magnate Charles Phillips, presidente de Oracle y  miembro de la directiva económica del presidente de la Junta Consultiva de no se que.
La paya, la Yavaughnie… decidió poner vallas gigantes y por lo tanto carísimas en edificios de Times Square de Nueva York, San Francisco y Atlanta.
Con dos cojones… y billetes, claro, billetes que no falte ni uno.

Uno de los carteles dice: "Tú eres mi alma gemela para siempre" y una foto de la  ex feliz  ex pareja.
 La tal Yavaughnie Wilkins ha demostrado ser una amante posesiva como esas miles de locas (y locos, claro) que pondrían al mundo en el fuego eterno ante la pérdida de su amor, su  juguete o su capricho o cosa, la que sea; ella y su puto y enfermo orgullo por encima de todo pero ya si se tienen billetes en estas cantidades demostradas, joder entonces… lo de los carteles puede tomarse incluso como un mal menor, otras terribles cosas que el dinero puede conseguir sin problemas, eso si que sería un tema ya insalvable y, esta tipa dirá… pues a mamarla el que no pueda competir con su dinero y loca malicia.
Tal vez el tal Charles este, amigo y asesor de Obama, (otro que también dará tema para carteles, ya lo veremos) debe de haber hecho las típicas promesas que algunos pichas bravas hacen con la misma facilidad que las  olvidan, cosas incumplidas  a la Wilkins, o tal vez no oyes; y es que la tía es una cabrona de premio y título, vete a saber.
El menda este, el Charles, tal vez  no esperaba que pudiese actuar la otra asi, de esta manera… pues toma hijo, ta crujío en tos los piños, por tontín.

Hay rumores de que la Yavaughnie de los cojones ( pero Charles tío, si ya la paya avisa  de quien es al tener este nombre) estaba molesta al oír o leer las noticias sobre una posible reconciliación entre tu y tu santa y tal vez inaguantable  esposa. Por eso te ha chumbido con tanto fuego cerebral de la parte baja de la vagina.
Las vallas de la venganza  le han costado 250.000 dólares a la susodicha Yavaughnie Wilkins.


Por mi, como si se arruinan los dos, pero que asco pijo.