miércoles, 28 de noviembre de 2012

Las dos traviesas sabrinas de Sabrina Ferilli

LA GRAN SABRINA Y SUS SABRINAZAS


Yo, al igual que un montón de millones de hombres de mi ya larga edad, oímos el nombre de Sabrina y se nos aparece en la mitad del cerebro dos tetas como dos garrafas de vino de 17 litros (o más) cada una.



Tenemos el síntoma Pávlov, el famoso autor de la ley del reflejo condicional, aquella de los perros salivando con la campana, ya sabéis.

La autora de tal fantasía incontrolable, es Sabrina, aquella espectacular italiana que se ponía como una posesa a cantar no se… aparte del Boys, boys, boys… na ni no ni na ninoooo… y no me acuerdo de nada más… bueno, de nada no; que ma´acuerdo al dedillo de las dos cacho tetas de la Sabrina, saltando como seis cabras murcianas desbocadas por encima de las tápenas y los cardos, y ella (la Sabrina, no las cabras) con los ojicos aborregados y la estupidez del "Boys, boys, boys… na ni no ni na ninoooo…"  y yo con una presión n´el pecho que… joer tu, que dos peasos sabrinas que tenía la joía de la Sabrina.
jjjj, ayyy Señor, baja y llévatelo o algo.

Pues ahora os presento a otra Sabrina, otra italiana, y yo que se, me ha traído unos bellos recuerdos, vete a saber por que o yo que se.

Sabrina Ferilli es una afamada actriz italiana con una amplia trayectoria en cine, teatro y televisión.

La preciosa Sabrina Ferilli tiene un fervor que os voy a desvelar, es la Roma.

Su embrujador cuerpo suele ser habitual en el Olímpico, promete que se paseará desnuda por la Ciudad Eterna si su equipo gana el Scudetto.


Sabrina hija, hazte del EFESÉ de mi Cartagena, que también somos muy romanos, quien sabe, igual hasta ganan los tíos estos y te vemos al natural y naturalmente desnuda, Sabrina… vente pa´cá, anda tonta…